Las obras, pertenecientes a la primera etapa de la pintora nacida en Huércal-Overa, han sido cedidas a la pinacoteca por los familiares de Juan José Rodríguez.

 

Personajes junto a una fuente

Personajes junto a una fuente

Tras la incorporación a su colección permanente de siete obras de Antonio López (Tomelloso, 1936) y el Retrato femenino de Ginés Parra (Zurgena, 1896 – París, 1960), nuevamente el Museo Casa Ibáñez ha visto como sus fondos se incrementan y enriquecen con la incorporación de dos obras firmadas por la pintora almeriense Carmen Pinteño (Huércal-Overa, 1937), artista hasta ahora no representada en los fondos de la pinacoteca de Olula del Río: Personajes junto a una fuente (óleo sobre tablex, 142×181 cm) y Personajes junto a una fuente, La Chanca (óleo sobre lienzo, 72×93 cm).

Dos piezas realizadas hacia 1970 por la pintora Indaliana, seguidora en sus inicios de la manera y estética de Jesús de Perceval, como queda patente en los óleos incorporados ahora a la colección del Museo Casa Ibáñez, que han recalado en el centro almanzorí gracias a la cesión desinteresada de las mismas por parte de don Roberto Rodríguez Jiménez, hijo de don Juan José Rodríguez, antiguo farmacéutico de Olula del Río.

Estas dos importantes piezas, firmadas aunque no fechadas por la artista, formarán parte de las salas que el Museo Casa Ibáñez está remodelando con el objeto de acoger en ellas una completa representación del arte almeriense, con especial atención a la figuración, desde comienzos del siglo XX, hasta nuestra contemporaneidad.

 

Las obras

Personajes junto a una fuente, La Chanca

Personajes junto a una fuente, La Chanca

Escenas costumbristas en las que la figura humana, tipos populares de volúmenes rotundos resueltos con colores puros que nos recuerdan a las “mojaqueras” y labriegos de Perceval, tendrá una especial importancia, los dos cuadros giran en torno a una misma temática: el agua. En ambos casos los personajes, con predominancia de los femeninos, se agrupan en torno a una fuente a la que se acercan con cántaros. Unas fuentes, espacios tradicionales de relaciones sociales, reconocibles bien desde el título de la propia obra, como es el caso del cuadro ambientado en La Chanca, bien por su singular forma, como es el caso del otro cuadro, donde se adivina el perfil de la fuente de mármol que en 1903 se ubicase en la Plaza de la Iglesia de Albox.

Obras representativas de la pintura de Carmen Pinteño, en las que queda patente su notable virtuosismo compositivo y su atenta dedicación al diseño pormenorizado de cada figura, ambas son buenos ejemplos tanto del apego de la artista al movimiento Indaliano fundado por Jesús de Perceval, como del buen hacer que, desde un posicionamiento personal siempre influenciado por una poética íntima que le llevaría a hacer de los tipos y paisajes populares de Almería su fuente de inspiración, le ha llevado a convertirse en una de las más relevantes pintoras almerienses.

Los cuadros, propiedad actualmente de don Roberto Rodríguez Jiménez, fueron originalmente adquiridos por don Juan José Rodríguez, farmacéutico de Olula del Río, quien, durante la construcción de la iglesia de La Asunción –donde se conservan un gran mural y un completo Vía Crucis pintado por la artista huercalense– conocería a Carmen Pinteño y le compraría, directamente, las dos obras objeto de cesión.

 

Estas dos obras se suman ahora, y por tiempo indefinido, a la cada vez más importante colección de arte almeriense del Museo Casa Ibáñez. Una institución en la que se podrá disfrutar en breve de unos espacios monográficos dedicados al arte almeriense contemporáneo con obras de: Ginés Parra, Federico Castellón, Jesús de Perceval, Capuleto, Antonio López Díaz, Cantón Checa, Alcaraz, Luis Cañadas, Carlos Pradal, Rafael Gadea, Segura Ezquerro, Pepe Bernal, Ginés Cervantes, Toña Gómez o Paco de la Torre.

 

Sobre Carmen Pinteño

En Los Cien Almerienses del siglo XX (Ideal)

En Wikipedia