Museo » Visitando el Museo

 

Un recorrido por las distintas salas del Museo; y el Régimen de visitas…

Puerta de Entrada
Puerta interior
Recepción de visitantes
Sala 1
Sala 1
Sala 2
Sala 2
Sala 3
Sala 4
Sala 4
Sala 5
Sala 5
Sala 6
Sala 7
Sala 7
Sala 8, durante la exposición de Federico Castellón
Sala 9, durante la exposicion de Pepe Bernal
Sala 9, durante la reciente exposición de Golucho
Sala 10
Sala 10
Sala 11
Sala 11
Sala 11
Sala 12
Sala 13
Sala 14
Sala 14
Sala 15
Sala 16
Sala 16

El Museo Casa Ibáñez está formado actualmente por 16 salas de exposición: 14 dedicadas a la exhibición de la colección permanente del Museo y 2 dedicadas a acoger las exposiciones temporales que el Museo produce a lo largo del año.

A lo largo de las catorce salas en las que se exhibe la exposición permanente el visitante podrá disfrutar tanto de una cuidada selección de obras de García Ibáñez (artista figurativo de reconocido prestigio internacional al que se dedican siete salas en este museo), como de una interesante colección de pintura y escultura de algunos de los principales artistas españoles de los siglos XIX, XX y XXI (Sorolla, Benlliure, los Madrazo, Benedito, Cabral Bejarano, Cecilio Pla, , Golucho, Benjamín Palencia, Mateo Inurria, Juan Polo, Jesús de Perceval, Ginés Parra…), una nutrida colección de grabados de Goya (especialmente destacadas las series completas de los Caprichos y los Disparates) y una importante selección de piezas de cerámica popular española. Colecciones todas que día a día se incrementan en un constante enriquecimiento del discurso de nuestro Museo.

Aunque todas las salas responden a un criterio unitario que nos permitirá conocer y disfrutar del universo artístico y estético de Andrés García Ibáñez, al tiempo que realizar un recorrido por la Historia del Arte español de casi dos siglos, cada una de las salas se pueden entender, por su propia concepción, como una suerte de microcosmos perteneciente a un universo mayor. Esto hace especialmente atractivo conocer y disfrutar de cada una de las salas de forma independiente.

 

ÁREA DE RECEPCIÓN DE VISITANTES

Aunque no se trate de una sala de exposición en sentido estricto, el recorrido del Museo Casa Ibáñez ha de comenzarse desde este punto, justo tras atravesar la bella puerta hindú del siglo XVI que permite el acceso al Museo.

En esta área, recientemente reformada, el visitante, además de recoger allí su entrada y poder conocer la amplia oferta editorial de la Fundación Museo Casa Ibáñez, podrá conocer un poco de nuestra historia, a través de un breve texto de pared, y disfrutar del retrato que Gaetano Merchi realizaría, hacia 1795, de Goya, artista aragonés que da la bienvenida al visitante desde el acceso a la sala número 1 del Museo, la primera de las dedicadas a Andrés García Ibáñez.

 

SALA 1

Sala dedicada a la particular visión del universo femenino de Ibáñez, en esta se expondrá una cuidada selección de varias de las series en las que el artista almeriense ha trasladado al lienzo su particular concepto femenino, desde la recreación actualizada de los mitos (como haría en “Betsabé” (1998) o “Cenicienta” (1998)) hasta una particular visión, no exenta de ironía, del mundo de la pasarela (“Las tres gracias” (2001)), pasando por algunos interesantes retratos en los que la mujer se convierte, al margen de cuestiones ajenas a la propia pintura, en protagonista absoluta de la obra (“Miss Talita Brito” (1999) o “Rita, gris y malva” (1999)).

Las series de las que se expondrán algunas obras en esta sala son: RitaLa Vida ContemporáneaPrêt-à-porterMaried Collection y Mitos Femeninos.

 

SALA 2

Primera sala dedicada a la visión crítica de Ibáñez, quien desde una postura ácida y razonada trasladará al lienzo profundas reflexiones sobre los más diversos aspectos de nuestra contemporaneidad, en una postura que lo acercará no sólo a Goya y su continua atención a la sociedad de su tiempo, sino también a todos aquellos artistas e intelectuales españoles que, siempre desde una postura de compromiso con su ahora, han puesto de manifiesto, a través de las más diversas manifestaciones literarias y/o artísticas, su disconformidad con el tiempo que les tocó vivir.

Imbuidas en este espíritu crítico e irónico, en esta sala se pueden contemplar algunas de las obras fundamentales de las series La falacia del signo, como “El pecado” (2000) y “La muerte de dios” (2000); Mediocres, de la que se destaca especialmente “Cumbre” (2001), y Retratos Reales, grupo en el que destaca especialmente “Reina V” (2006). Junto a las señaladas especial atención merecen también en esta sala otras dos obras, como son “Posguerra” (2000), obra incluida en la serie Almería, y una de las últimas obras de García Ibáñez: “Ebha” (2012), escultura en escayola policromada en la que Ibáñez colaboraría con Roberto Manzano.

 

SALA 3

Sala dedicada a una de las series de mayor desarrollo de Ibáñez, Los putrefactos. Serie crítica con la sociedad y los mitos actuales inspirada en el concepto de lo “putrefacto” que popularizasen, en los años 20, Federico García Lorca y Salvador Dalí.

Colección de obras cuya repercusión mediática durante su exposición en Londres, en el año 2008, fue notoria, tanto por las temáticas tratadas (vinculadas a la historia patria y algunas de las tradiciones más enraizadas en nuestra sociedad), como por la ironía y descaro con la que Ibáñez se enfrentará a las mismas desde una amplia apuesta pictórica en la que realismo y expresionismo se sumarán en armonía con el objetivo de servir a la intención última del artista, especialmente se destacan de las obras expuestas en esta sala, por su interés dentro de la amplísima serie de Los Putrefactos, “Folclórica” (2000), “La rehabilitación del torero” (2000), “La matanza” (2001), “La romería” (2001) y “Las nuevas” (2003).

 

SALA 4

Sala cuyo contenido sería totalmente remodelado a comienzos del año 2012, en ésta se exponen obras pertenecientes a las series RetablosNaturalezas Muertas Retratos. Tres series de realismo extremo en las que Ibáñez, especialmente en las dos últimas, alejándose de la crítica o el carácter narrativo/filosófico que caracteriza su producción, se acercaría, desde el hecho pictórico puro, a los géneros del retrato y el bodegón.

Especialmente destacan en esta sala los óleos “Francisca” (2008), “Carlos Pérez Siquier” (2010), “Antonio López García y María Moreno” (2011), “Trozos de cabrito desollado” (2008) y “Matadero”. Obras a las que habría que sumar, por su interés, la escultura en escayola “Alfredo con tres meses” (2004) incorporada al discurso del Museo Casa Ibáñez en diciembre de 2012.

 

SALA 5

Espacio dedicado a Venecia y a la pintura, sensual y colorista, de los grandes maestros clásicos venecianos (Tiziano, Tintoreto, Veronés…), en esta sala se exponen obras de las series Venecia 2002-2003, en la que el pintor recupera los arquetipos culturales de la historia veneciana en un marco de extraordinaria sensualidad y refinamiento estético sin olvidar la tensión entre el poder y la genuflexión o la doble moral cristiana, materializada en el carnaval; y Alegorías Venecianas, grupo de obras en las que Ibáñez hace una lectura postmoderna de algunos de los principales mitos y escenas trasladados al lienzo por los maestros del Renacimiento veneciano.

Especial atención merecen en esta sala las obras: “Rita en Venecia” (2002), “Pala de Venecia” (2003), “La Castidad descubierta por el Pudor” (2009), “La Fidelidad” (2010) y “La Victoria” (2010).

Como complemento a las obras expuestas, en uno de los espacios de paso de esta sala a la número 6 se exhiben en una vitrina buena parte de las máscaras que, traídas por el pintor directamente desde la ciudad de los canales, sirvieron a Ibáñez como atrezo y vestuario durante la ejecución en el estudio de gran parte de la serie pictórica Venecia 2002-2003.

 

SALA 6

Sala dedicada actualmente a la serie “Paisaje íntimo” de José García Ibáñez, en esta se expone una colección de vistas tocadas de poética y romanticismo, en las que el artista trasluce una sensibilidad especial. Unas obras en las que este joven artista, hermano de Andrés García Ibáñez, revela una sensibilidad intimista, mimada en su ejecución y dotada de un personal aliento poético.

Paisajes del Valle del Almanzora, rincones granadinos y de otras ciudades que interesaron al pintor por la belleza de su sencillez.

 

SALA 7

En esta sala se presenta una parte importante de la colección de escultura y de cerámica popular española del Museo Casa Ibáñez. De la primera se exhiben obras de Roberto Manzano (“Busto de Cano Cervantes”) y José Antonio Presas (“Cabeza de mujer”), contemporáneos nacidos en Madrid y representantes de la joven escultura figurativa. También podemos ver un busto de “Mariano Benlliure” ejecutado en 1945 por su discípulo, el cordobés Juan Polo. De todas las esculturas aquí expuestas se destacará especialmente el “Busto de Lagartijo” de Mateo Inurria.

La colección de cerámica atesora piezas de Talavera de la Reina, Granada, Guadix (Granada), Lucena (Córdoba), Sevilla, Jaén, Manises, Lorca (Murcia), Mijas (Almería), Sorbas (Almería) y Albox (Almería). Las más importantes son las piezas de Fajalauza (Granada) de finales del siglo XVIII y XIX.

Concebida como un gran corredor acristalado, desde esta sala se puede observar parte del espacio exterior del edificio con los olivos centenarios, valorados en el diseño del conjunto como auténticas esculturas.

 

SALAS 8 Y 9

Primeras salas a las que accede el visitante nada más subir, bien por las escaleras de acceso, bien por el ascensor, a la primera planta del Museo, estos dos espacios están dedicados a la exhibición de exposiciones temporales, habiendo tenido lugar en ellas algunas importantes exposiciones dedicadas a Golucho, Pepe Bernal, Federico Castellón, Ginés Parra, el movimiento fotográfico AFAL, etc.

 

SALA 10

Sala dedicada a la pintura española y almeriense contemporánea, en ella se expone parte de la colección cedida por Andrés García Ibáñez a la Fundación Museo Casa Ibáñez para su exhibición.

Obras todas figurativas, éstas nos permiten realizar un viaje, parcial en su actual configuración, por una parte del Realismo, y los movimientos afines, de los siglos XX y XXI (Benjamín Palencia, Pere Pruna, Golucho, Alfonso Fraile, José Hernández…), al tiempo que conocer la obra de la mayoría de los artistas almerienses de Vanguardia; tanto de aquellos que se vincularon a lo más avanzado de la plástica internacional, como Ginés Parra, uno de los representantes de la “Escuela española de París”, como de aquellos que, desde Almería, intentaron convertirse en un movimiento de renovación de las artes nacionales: los Indalianos, contándose hoy con obras de Jesús de Perceval, Luis Cañadas, Francisco Alcaraz y Capuleto.

Entre las obras más destacadas que el visitante podrá ver en esta sala se encuentran: “Retrato de Carmen Hereros” (1924) de Palencia, “Inacabado” (2003) de Golucho, “Funcionario” (2004) de Noé Serrano, “Bodegón con mandolina” (h. 1925) y “Cabeza” (1944) de Ginés Parra, “Sagrada Familia” (1956) de Perceval y “Gallo Muerto” (1953) de Capuleto.

 

SALA 11

Sala dedicada a los pintores del siglo XIX y aquellos que formaron parte importante de la transición pictórica del XIX al XX, en esta sala, una de las más importantes del Museo Casa Ibáñez en base a la colección en ella expuesta, se muestra otra parte de la colección que Ibáñez a cedido para su exhibición a la Fundación que gestiona el Museo Casa Ibáñez.

Completo recorrido por los distintos movimientos artísticos que convivirían a lo largo del siglo XIX en España (Romanticismo, Realismo, Costumbrismo, Impresionismo…) en esta sala podrá el visitante disfrutar de obras de algunos de los principales artistas españoles decimonónicos: José Mongrell, Villegas Cordero, Emilio Sala, Benedito, Federico de Madrazo, Ricardo de Madrazo, Raimundo de Madrazo, López Cabrera, Cabral Bejarano, Cecilio Pla, Pons Arnau, Eduardo Chicharro, Agapito Casas, Eugenio Lucas, Benlliure, Vallmitjana o Joaquín Sorolla.

Si bien se hace muy difícil destacar tan sólo unas pocas obras de esta sala, entre las más importantes se pueden referir: “La Condesa de Albox” (1905) de Joaquín Sorolla, “Niña tumbada” (h. 1875) terracota de Venancio Vallmitjana, “Paisaje del Camprodón” (1909) de Agapito Casas, “Bodegón” (1943) de Chicharro, “Una manola” (h. 1915) de Pons Arnau, “Retrato de Caballero” (h. 1850) de Antonio Cabral Bejarano, “Retrato de Peppino Benlliure” (1866) de Benlliure, “Dama desconocida” (h. 1870) de Ricardo de Madrazo o “Don Gabino Stuyck” (h. 1860) de Federico Madrazo.

 

SALAS 12 Y 13

Espacios dedicados a Francisco Goya y Lucientes, en éstos se expone una importante colección de grabados del maestro zaragozano.

En el espacio anterior a la sala 12, frente Retrato de Goya según Benlliure que realizase Juan Polo Velasco y que preside la entrada a aquélla, se puede observar el grabado “Tan bárbara la seguridad como el delito” (1ª edición). Ya en la sala 12 el visitante podrá disfrutar de los 80 grabados originales que forman la serie de “Los Caprichos”. Obras pertenecientes a la décima edición, realizada por la Academia de san Fernando en 1918.

 

Al igual que en el caso de la anterior, en el espacio de acceso a la sala 13 nuevamente se encontrará el visitante tanto con un grabado de Goya, el número 17, “Palenque de los moros hecho con burros para defenderse del toro embolado”, de la “Tauromaquía” (1ª edición, 1816), como con el grabado de Bartolomé Maura Montaner, “La familia de Carlos V de Goya” (1885).

Ya dentro de la sala 13 se podrá disfrutar de los veinte primeros grabados de “Los desastres de la Guerra” y los dieciocho grabados que forman “Los Disparates”. En ambos casos se trata de primeras ediciones, realizadas por la Academia de San Fernando en 1863 y 1864 respectivamente.

 

SALA 14

Sala dedicada a la exhibición de algunas de las obras más antiguas de Andrés García Ibáñez que conserva el Museo. Obras luminosas en las que el pintor se mostraba ya como un consumado dibujante, entre las expuestas se destacan especialmente, por su significado dentro de la carrera profesional del artista, los dos grandes formatos titulados “La infancia de Baco” (1994) y “El jardín de las Bacantes” (1995). Junto a éstas merecen la atención del visitante obras como “María” (1995), “Raquel” (1995), “Guatemalteca” (1998) o “Ujué en invierno” (1996).

En el centro de esta sala, la de mayor tamaño del Museo, también podrá disfrutar el visitante de una importante selección de esculturas del artista de Arboleas (Almería) Pedro Gilabert, donadas por el literato Juan José Ceba a la Fundación Museo Casa Ibáñez, y de un “San Juanín” de escuela granadina del siglo XVIII, talla probablemente de José Risueño o de su círculo.

 

SALA 15

Desde la sala 14 se sale a otra escalera que conduce nuevamente a la planta baja, continuando el recorrido por la sala 15, un espacio dedicado actualmente al fotógrafo almeriense, fundador de AFAL y Premio Nacional de Fotografía, Carlos Pérez Siquier y su serie “La Chanca en color”. Serie realizada entre 1960 y 1965 de la que se exhiben una selección de 16 imágenes de gran formato en los que la intensidad del color, la belleza del encuadre y la propia sensibilidad emanada de la escena captada atraerá sobremanera la mirada del visitante.

 

SALA 16

Última sala del Museo Casa Ibáñez, esta está dedicada de forma monográfica a la serie “Del Corazón al Corazón. Una aproximación emocional a la obra de Ludwig van Beethoven”, de Andrés García Ibáñez. Se exhiben aquí veintiuna obras de aquella simbólica serie, iniciada por el pintor almeriense en 1996 y finalizada recientemente con la ejecución de “La Fraternidad Universal” (2011-12), a través de la cual hace el pintor un repaso a la obra del músico a través de su propia óptica y en paralelismo frecuente con su propia vida.

Especialmente destacadas en esta sala son las obras “La vida” (1997), “El destino” (1996), “El Alto Almanzora desde Serón” (1997), “La Soledad de su corazón” (1997) y “La Fraternidad Universal”.

Zoom: mueva el cursor sobre la imagen. Salir: teclas Esc o Intro CERRAR