Asadura y tres cabezas de cordero y una cabeza de cabrito. Serie "Naturalezas muertas"

Asadura y tres cabezas de cordero y una cabeza de cabrito. Serie “Naturalezas muertas”

Diez años después de que la serie “Venecia 2002-2003” se expusiese, del seis de mayo al seis de junio de 2003, en la desaparecida sala del Centro Cultural La General de Almería, Andrés García Ibáñez (Olula del Río, 1971) vuelve a la actualidad expositiva almeriense. Y retorna ahora, tras diez años de ausencia interrumpidos gracias a la estrecha colaboración establecida entre la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Almería, el Museo Casa Ibáñez de Olula del Río y el Centro de Arte Museo de Almería (CAMA), para exponer dos de sus últimas series pictóricas: “Naturalezas muertas” y “Minotauromaquía”.

Minotauro II. Serie "Minotauromaquia".

Minotauro II. Serie “Minotauromaquia”.

Dos propuestas artísticas, representativas del buen hacer de Ibáñez y de la madurez alcanzada por el creador, que se mostrarán en el Centro de Arte Museo de Almería (CAMA) desde el día 4 de julio hasta el 30 de agosto; coincidiendo con las actividades conmemorativas del 125 aniversario de la inauguración de la Plaza de toros de Almería.

Muestra comisariada por Juan Manuel Martín Robles (director del Museo Casa Ibáñez), en ésta tendrán los visitantes la oportunidad de ver tanto una selección de las obras que conforman la serie “Naturalezas Muertas”, como la serie completa de la “Minotauromaquía”. Más de sesenta obras, realizadas entre 2008 y 2013, que permitirán al visitante conocer la producción última de Ibáñez y disfrutar de algunas de sus obras maestras más recientes.

 

Cerdo en canal. Serie "Naturalezas muertas".

Cerdo en canal. Serie “Naturalezas muertas”.

LAS “NATURALEZAS MUERTAS” DE IBÁÑEZ

Reinterpretación actual del género clásico –el del bodegón o naturaleza muerta– en esta serie Ibáñez, partiendo de precedentes estéticos como los bodegones de Rembrandt, Pablo Ruiz Picasso, Francis Bacon, Chaïm Soutine y, especialmente, Goya, realiza un curioso y significativo ejercicio filosófico/intelectual para mostrarnos, a través de la naturaleza muerta, una idea para él obsesiva: la equiparación de la muerte animal a la humana.

Una idea desarrollada a través de un conjunto de obras, originalmente formado por 37 óleos, en las que Ibáñez ofrece al espectador, como Martín Robles destaca, “una profunda reflexión sobre la muerte –animal y humana– y el consumismo actual; la no pervivencia de la carne, la vacuidad de la vida. Todo ello a través de inanimados seres humanizados en sus poses y expresiones. Modernas vanitas de feroz realismo expresivo”.

Inédita en Almería, esta serie tan sólo ha sido expuesta completa en el Hospital del Rey de Melilla. Ciudad a la que el artista olulense llevó sus “Naturalezas Muertas” del 8 de febrero al 10 de marzo de 2011.

 

Minotauromaquia VI. Serie "Minotauromaquia".

Minotauromaquia VI. Serie “Minotauromaquia”.

LA “MINOTAUROMAQUIA” DE IBÁÑEZ

Revisión contemporánea del relato griego protagonizado por Teseo, Ariadna y el Minotauro, esta serie, en la que Ibáñez se muestra influenciado por las diversas suertes de la tauromaquia y el ritual de la minotauromaquia, el mito romántico del torero (y el enfrentamiento ancestral entre hombre y toro), la obra de Picasso y la música de Bizet y Falla, ha permitido al artista olulense crear, en palabras del comisario de la muestra, “una moderna fábula visual, de inesperado final, sobre el amor, la muerte y las pasiones humanas desbocadas”.

Un relato en el que, como recuerda Martín Robles, “siempre con el laberinto como fondo y trasfondo ideológico, por lo que éste tiene de interrelación con el hombre contemporáneo y los problema que lo asaltan, el artista va escenificando, cuadro a cuadro, las relaciones existentes entre los protagonistas absolutos del mito reinventado (Teseo, o el torero; Ariadna, o la doncella; y el Minotauro) y cómo todos sus encuentros y desencuentros siempre estarán presididos por el enfrentamiento entre la parte racional del hombre y la parte más instintiva del ser humano; la pugna entre los sentimientos y las pasiones”.

Una lucha que, como no podía ser de otra manera, derivará –por los excesos– en fatal desenlace: la derrota de la parte animal del hombre y la muerte de aquellos protagonistas que se dejaron llevar por las bajas pasiones y los instintos primarios.

Última serie finalizada por el artista olulense, ésta se expuso por primera vez en el Teatro Villa de Huércal-Overa en fechas recientes, del 21 de marzo al 19 de abril de 2013,