Golucho es un pintor de enorme autoexigencia cuya obra se enmarca en las corrientes del nuevo realismo. Tiene predilección por la representación de la figura humana, creando una pintura de las calidades en las que los matices de color armonizan de forma coherente con recursos técnicos como las aguadas, la superposición de capas o los rasgados en el soporte.

“El problema que tiene el realismo es que todo el mundo cree comprenderlo. Se piensa ante un cuadro realista que su cometido es la mera representación de lo cotidiano. La ventaja que tiene la abstracción es que la gente se vuelve humilde y dice no lo entiendo, y esa forma de no descubrir ese cuadro les sitúa mas cerca del testimonio de dicha obra. Pero cuando se trata de comprender  rápidamente la pintura, ahí está el realismo. La conclusión es que el espectador resbala sobre la superficie de lo representado y dicha obra puede quedar en la mera apariencia y en la habilidad técnica. “


Etiquetas: Golucho