La muestra podrá visitarse en el Patio de Luces de la Diputación de Almería del 5 al 23 de julio

Mañana, martes 5 de julio, a las 9 de la noche tendrá lugar en el Patio de Luces de la Diputación de Almería la inauguración de la exposición ‘Federico Castellón. La colección del artista’. Una muestra producida por la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino y comisariada por Juan Manuel Martín Robles –director de la Fundación y de los museos a ésta vinculados– que, gracias a la colaboración desinteresada de un coleccionista particular y a la suma de sinergias entre la Fundación y la Diputación de Almería, permitirá a todos los visitantes al Patio de Luces acercarse de nuevo al particular universo creativo de Federico Castellón (Alhabia, 1914 – Nueva York, 1971).

Para la ocasión el comisario de la muestra ha seleccionado veintisiete obras pertenecientes a la que fue la colección personal de Federico y Hilda Castellón:

Paisaje surrealista c.1969

Paisaje surrealista c.1969

«un conjunto de dibujos, grabados, óleos y tintas indelebles realizadas entre las décadas de 1930 y 1960 que permitirá al visitante obtener una visión general de la producción plástica e inagotable imaginación de Federico Castellón. Desde sus obras más clásicas, inspiradas por la mitología griega, hasta algunas muestras de su interesantísima obra surrealista, pasando por sus personales escenas protagonizadas por personajes de rasgos picassianos claramente influenciados por las máscaras tribales que tanto aportaron al Arte de Vanguardia».

Al margen de la indudable importancia internacional del artista cuya obra se presenta de nuevo en Almería, y al que el Museo Ibáñez dedica una sala permanente, esta exposición tiene unos valores especiales que la hacen singular y de especial relevancia ya que, al margen de la inclusión de algunas de estas obras en la exposición dedicada a Federico Castellón que la Fundación llevó hasta Melilla a finales de 2015, algunas de las obras seleccionadas para su exhibición en Almería será la primera vez que se expongan. Ninguna de las obras seleccionadas fue incluida en las exposiciones que con anterioridad se han celebrado en Almería, ni en espacios públicos, ni en galerías o espacios privados.

Día de Todos los Santos en Palma 1962

Día de Todos los Santos en Palma 1962

Un relevante hecho al que tendríamos que sumar la especial característica de la colección que ha servido de base a la selección expuesta: la que el propio artista conservó a lo largo de su vida.

 

Con motivo de la inauguración de la exposición también se llevará a cabo la presentación del libro que, con el título Federico Castellón. La colección del artista, han editado la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino y el Instituto de Estudios Almerienses, como complemento a la muestra temporal.

Desayuno para dos 1962

Desayuno para dos 1962

Una publicación con textos de Martín Robles, quien ha llevado a cabo un completo estudio biográfico del artista desgranando, año a año, la actividad artística y expositiva de Castellón. Una cronobiografía que ha complementado con dos anexos en los que han quedado recopiladas la gran mayoría de exposiciones individuales y colectivas en las que se ha mostrado obra de Castellón desde su fallecimiento, en 1971, hasta el pasado 2015 y se han relacionado los museos americanos y europeos que conservan y exponen obra de Castellón.

Unos estudios que se complementan con un importante apartado gráfico en el que han quedado recopiladas casi la totalidad de las obras que formaron parte de la colección particular de Federico Castellón, a la que pertenecen las obras que ahora se exponen, y un amplio aparato bibliográfico, con especial atención a las publicaciones y los periódicos americanos que se hicieron eco de la constante actividad creativa del artista almeriense afincado en Nueva York. Todo ello recogido en un libro de 214 páginas de cuidada edición.

 

FEDERICO CASTELLÓN (Alhabia (Almería), 1914 – Nueva York, 1971)

Autorretrato 1960

Autorretrato 1960

Pintor, escultor, grabador e ilustrador de libros, Federico Castellón se instalo en 1921 en Nueva York junto a sus padres. Si bien comenzó a practicar el dibujo como respuesta a sus dificultades para comunicarse en inglés, rápidamente fue consciente de sus aptitudes y comenzó a asistir a los talleres organizados por la Art Students League de Nueva York y el Museo de Brooklyn.

En 1932 tuvo un contacto fundamental para su carrera con el muralista mexicano Diego Rivera, artista gracias al cual conoció a Carl Zigrosser –personaje fundamental en la carrera profesional de Castellón– y le fue concedida por el Estado español una beca para estudiar y viajar por Europa. Un viaje que supuso su primer contacto con algunos miembros del grupo Surrealista afincados en París, como Crevel o Dalí.

Tras su regreso a Nueva York en 1936, Castellón inició una exitosa carrera profesional, exponiendo en las más relevantes galerías y museos norteamericanos, que le llevó a obtener numerosos e importantes reconocimientos, como las dos becas Guggenheim concedidas en 1940 y 1949, su incorporación en 1963 a la Academia Nacional de Diseño, o su nombramiento en 1968 como miembro del Departamento de Arte del Instituto Nacional de Artes y Letras.

Hombre sentado c.1960

Hombre sentado c.1960

A lo largo de su dilatada carrera fue premiado por sus cuadros y grabados por diversas instituciones como la Academia de Bellas Artes de Pensilvania (1940); la Fundación Lambert (1943); la Asociación de Artistas Americanos (1946, 1947, 1948); la Biblioteca del Congreso (1949); o la Sociedad de Artistas Gráficos Americanos (1964).

Considerado como uno de los padres del Surrealismo norteamericano, además de cómo pintor, Castellón destacó notablemente como grabador. Técnica artística en la que se inició en 1936 y en la que continuó trabajando e investigando con éxito hasta su fallecimiento en 1971, siendo calificado por la crítica norteamericana como uno de los grabadores más importantes del siglo XX. También desarrolló a lo largo de su vida una intensa labor docente, trabajando en la Universidad de Columbia y en los institutos neoyorquinos de Queens y Pratt.

Su obra está presente en la mayoría de las colecciones de los grandes museos americanos: Museo Metropolitano de Arte de Nueva York; Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York; Museo de Arte de Brooklyn (Nueva York); Instituto Butler de Arte Americano de Youngstown (Ohio); Instituto de Arte de Chicago (Illinois); Instituto de Arte de Kalamazoo (Michigan); Biblioteca del Congreso (Washintong D. C.); Museo del Condado de Los Ángeles (California); Centro de Arte Madison (Wisconsin); Instituto Nacional de Arte y Letras de Nueva York; Academia de Bellas Artes de Pensilvania (Filadelfia); o el Museo de Arte Americano Whitney (Nueva York), entre otros muchos.

También en España su obra se conserva y expone en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid; el Museo Casa Ibáñez de Olula del Río, donde se le dedica una sala monográfica a sus grabados y libros ilustrados; y en el Museo de Arte de Almería –en su sede del Museo de Arte Doña Pakyta–, donde su obra se expone junto a la de Ginés Parra, otro insigne almeriense vinculado a la Vanguardia internacional.

Juan Manuel Martín Robles (comisario de la muestra)

cartel expo castellón