El viernes 14 de marzo se inauguraba la primera de las exposiciones que, dedicadas a la figura de Pérez Siquier, ha programado para este año el Museo Casa Ibáñez. Una programación que llevará hasta las paredes de la pinacoteca de Olula del Río una muestra significativa de la producción del fotógrafo almeriense: desde sus inicios en el blanco y negro, hasta sus más recientes fotografías, en las que aún hoy trabaja y que llegarán al Museo ya en noviembre, pasando por sus iconos pop en color, como los que hasta medidado de junio ocupan la sala temporal de la institución.

Carlos Pérez Siquier, María Dolores Moreno (Vicepresidenta de la Mancomunidad de Municipios del Valle del Almanzora), Juan Manuel Martín Robles (comisario de la muestra) y Antonio M. Pascual (alcalde de Olula del Río), durante la presentación de la muestra.

Carlos Pérez Siquier, María Dolores Moreno (Vicepresidenta de la Mancomunidad de Municipios del Valle del Almanzora), Juan Manuel Martín Robles (comisario de la muestra) y Antonio M. Pascual (alcalde de Olula del Río), durante la presentación de la muestra.

Una selección de 23 fotografías en color realizadas entre 1973 y 2000 por Carlos Pérez Siquier. Sin duda alguna, el más importante fotógrafo almeriense y uno de los más laureados fotógrafos andaluces. Miembro fundador del Grupo AFAL y uno de los renovadores de la fotografía española de mediados del siglo XX, razones más que sobradas por las que en 2003 se le concedía el Premio Nacional de Fotografía, galardón que vendría a sumarse a los muchos conseguidos por su dilatada carrera: Medalla de Oro de Andalucía, Premio Bayyana, Premio Pablo Ruiz Picasso de las Artes, Premio Bartolomé Ross, etc.

 

SONY DSC

Sobre las obras seleccionadas para esta exposición señala el comisario de la misma, Juan Manuel Martín Robles (director del Museo Casa Ibáñez):

“Se trata de veintitrés claros ejemplos de la apuesta permanente del artista por conceder a la Fotografía el estatus de Arte a través de la valoración estética de objetos y acontecimientos contemporáneos y banales, propios de la sociedad de consumo, entroncando con la filosofía Pop y el deseo de los miembros del Grupo AFAL de ser fotógrafos de su tiempo.

SONY DSCVeintitrés muestras evidentes de por qué Carlos Pérez Siquier es considerado uno de los pioneros europeos de la fotografía en color. Una consideración que le llevaría a ser uno de los seis fotógrafos seleccionados en 2007, por el prestigioso fotógrafo británico de la Agencia Magnun Martín Parr, para la exposición Color antes del color. Una muestra celebrada en Nueva York, en la que se exhibirían obras de seis pioneros europeos de la fotografía en color: el italiano Luighi Ghirri; el danés Helmer-Petersen; los ingleses John Hinde y Peter Mitchell; el holandés Van der Elsken; y Pérez Siquier.

Una selección de veintitrés imágenes pertenecientes a distintas series, pero todas con un lenguaje, una estética y un objetivo común, lo que nos habla de la coherencia del fotógrafo a lo largo de toda una carrera en la que los cambios se han producido sin sobresaltos, como evolución natural de su propio pensamiento y continua adaptación al tiempo que le tocó vivir en cada instante.

SONY DSCUnas fotografías de una altura estética notable, lo que las convierte en verdaderas obras de Arte, en las que la fina ironía, el color, el amor por el detalle y la repulsa por lo anecdótico que reste sinceridad a la imagen buscada, y, sobre todo, la luz se alzan en protagonistas de unos encuadres siempre equilibrados a través de los cuales Pérez Siquier nos hace ver la realidad desde una óptica distinta. Poniendo de relieve aquello que para la mayoría pasa desapercibido o inadvertido, con el objetivo último de mostrarnos una visión, en ocasiones amable, en otras mordaz, de nuestro tiempo. Una visión que, aunque subjetiva por ser la suya, no hace sino poner de relieve, a través de la fragmentación de la misma, la realidad que nos rodea.

Un recorrido desde sus imágenes de playa, en las que orondas turistas embutidas en llamativos bañadores, siempre hábilmente recortados los cuerpos para evitar lo anecdótico del rostro, se nos presentan como la fauna que invadía en los años setenta las playas almerienses en busca de un rayo de sol; hasta aquellas imágenes en las que el objetivo de la cámara se concentra en una fracción de realidad que, abstraída del conjunto, nos ofrece una realidad paralela.

SONY DSCTodo ello en un conjunto de veintitrés imágenes Pop, irónicas, mordaces, de una calidad estética excepcional y sobre todo muy personales, a través de las cuáles Pérez Siquier ha capturado, con sinceridad y admiración, la esencia del Mediterráneo”.